Perdona a tu pueblo, Rajoy

(Se recomienda escuchar el vídeo a la par que se lee el artículo)

Perdona a tu pueblo, Rajoy. Perdónale, porque no ha sabido ver tus dotes de clarividencia y omnipotencia políticas y el bien que hacías a este país yéndote quince días a Méjico con tu señora. Perdónale, Señor, por querer hacer el primer partido de España (con perdón), una fuerza realmente democrática, donde las juntas, congresos y convenciones, fueran foros de debate y diálogo, y no meras catequesis de adoctrinamiento. ¿Por qué discutir y debatir cuando tú y tus apóstoles regionales, marianistas conversos ellos, saben cuál es el camino?


Perdona a tu pueblo, Rajoy, por escuchar las maquiavélicas ondas de radio que emite la COPE y leer las apóstatas páginas de diarios subversivos como El Mundo, en lugar de releer tus brillantes discursos y sainetes o escuchar tus mítines con efecto narcoléptico, salvo cuando estás entre los bellos palmerales ilicitanos, cuando sacas toda tu furia de dios justiciero. Perdónale, Señor, por haberte defendido a ti y a tu partido cuando nadie daba un duro por vosotros, cuando todavía no habíais salido del shock del 14 de marzo y un puñado de personas con buena voluntad, defendimos a pecho descubierto al PP y a lo que ese partido representaba, en lugar de caer en ese estado de amnesia colectiva de aquella época y repudio de las anteriores en las que, ignoro cómo sin tu presencia, ¡oh, gran Rajoy!, el PP ganaba elecciones.

Perdona a tu pueblo, Rajoy, por no haber recibido con alabanzas el nombramiento de Soraya, que llena es de gracia. Perdónale, Mariano, por adelantado, porque muchos no vamos a votar a la lista que, sin duda tocada por tu dedo divino y magnánimo, vas a presentar para las elecciones europeas del próximo año. Hay quienes apostaremos entonces por un voto de castigo y quienes buscaremos la unión, el progreso y la democracia, por otras vías distintas a la tuya.

Y perdonadnos también vosotros hermanos, porque hemos pecado mucho de pensamiento crítico, cosa de la que muchos carecéis; palabra, pues la intentamos usar con fluidez y sin pervertir y retorcer el lenguaje; y omisión, sí, omisión, porque a lo mejor os hemos dejado hacer de más y esto no tiene solución.

Perdona a tu pueblo, Rajoy. No estés eternamente enojado.

8 comentarios:

Ignacio dijo...

Te link

H dijo...

Amén.

Así está Murcia dijo...

Perdonanos porque hemos perdido la fé en ti

Imperator dijo...

Que nos perdone él ha nosotros porque unos, entre los que me incluyo lo tolerabamos de mala gana, y otros han descubierto su verdadero rostro, indigestión para todos.

El video y el texto finísimo.

Alberto Esteban dijo...

Jaja sublime, buenísimo. Recemos por nuestra salvación. xD.

Saludos y gracias x el link

Claudedeu dijo...

Seremos perdonados por Mariano en breves instantes, cuando recapacite o piense lo dicho y lo que queda por decir, o en el momento en el que pronuncie la palabra maldita: "primarias".

Alawen dijo...

¿Acabará esto como el Rosario de la Aurora?
Estupenda entrada. Un saludo

Nora dijo...

Cayoooooo, que te pierdes... XDDDD

Por cierto, ¿sabes esto? El viejo dinosaurio (joé a ver si ya lo jubilan) es el principal valedor de súper-Gallardón...

Uyy, he pecado muy gravemente: he llamado a Fraga "viejo dinosaurio"..... XDDDDD

Pero lo mejor es que al parecer hay bajas en el PP... Uséase que no sólo somos 4 pirados de la blogosfera a los que no nos ha gustado nada la "desgestión" de Mariano y Cía... XDDDD

A este paso, Génova va a parecer Rue del Percebe... :P