Y McCain ha optado por Sarah Palin

A caballo entre el fin del apoteósico discurso de clausura de Obama y la convención republicana que arrancará en Minnesota el próximo 1 de septiembre, McCain ha dado, hace unos minutos, su golpe de efecto en la campaña nombrando a Sarah Palin, gobernadora de Alaska, candidata a la vicepresidencia. No era la más destacada en las encuestas, en las que aparecían incluso demócratas como Liebermann, que acompañó al climático Al Gore en 2000, pero ha sido la elegida por McCain.

Muchos medios de comunicación y empresas de sondeos y estudios de opinión señalaban que, tras la elección de Biden y el estancamiento de Obama, la elección de una mujer podría poner la Casa Blanca a los pies del republicano. Así, McCain terminaría de asegurarse esa aureola de moderado, podría atraer a los decepcionados, y sobre todo decepcionadas, de Hillary Clinton y convertirse en el depositario de los votos independientes.

Poco a poco iremos sabiendo más cosas de Palin, madre de cinco hijos y, quién sabe, si primera vicepresidenta de la historia de los Estados Unidos.