Y McCain ha optado por Sarah Palin

0 comentarios

A caballo entre el fin del apoteósico discurso de clausura de Obama y la convención republicana que arrancará en Minnesota el próximo 1 de septiembre, McCain ha dado, hace unos minutos, su golpe de efecto en la campaña nombrando a Sarah Palin, gobernadora de Alaska, candidata a la vicepresidencia. No era la más destacada en las encuestas, en las que aparecían incluso demócratas como Liebermann, que acompañó al climático Al Gore en 2000, pero ha sido la elegida por McCain.

Muchos medios de comunicación y empresas de sondeos y estudios de opinión señalaban que, tras la elección de Biden y el estancamiento de Obama, la elección de una mujer podría poner la Casa Blanca a los pies del republicano. Así, McCain terminaría de asegurarse esa aureola de moderado, podría atraer a los decepcionados, y sobre todo decepcionadas, de Hillary Clinton y convertirse en el depositario de los votos independientes.

Poco a poco iremos sabiendo más cosas de Palin, madre de cinco hijos y, quién sabe, si primera vicepresidenta de la historia de los Estados Unidos.

Cuenta atrás en el PP murciano

1 comentarios

"SMS PP. MARTES 2 SEPTIEMBRE 2008. REUNION JUNTA DIRECTIVA REGIONAL. SEDE REGIONAL PP. CONVOCATORIA XIV CONGRESO REGIONAL". Este es el mensaje que un confidente (léase con tono pedrojotesco) me ha remitido hace unos minutos. Por tanto, comienza oficialmente la cuenta atrás para uno de los cónclaves populares más complejos de los últimos tiempos. Desde que Valcárcel se hiciera con la presidencia del PP allá por 1991, éste es uno de los congresos que más animación promete.

Puestos a aventurar fechas, hay quien señala que será el tercer fin de semana de octubre, aunque ésto no son más que elucubraciones. En cualquier caso, y no creo que sea fruto de la casualidad, las filtraciones de las escuchas de la UDYCO a ex altos cargos de la Consejería de Obras Públicas y de Medio Ambiente y oscuras relaciones entre empresarios y políticos, van a sazonar el previo del congreso popular. Estos hechos y escándalos que salpican también a algunos municipios, aún de forma bastante puntual, más los presuntos chanchulleos de las altas esferas del Gobierno Regional, pueden influir desivamente en la que es la cuestión capital del PP murciano estos días, la sucesión.

Se señaló por muchos a Pedro Antonio Sánchez, alcalde de Puerto Lumbreras, como delfín, pero su escasa veteranía y no muy elevada formación, aún viéndose parcialmente compensadas con sus innegables habilidades políticas, hacen que la idea no termine de cuajar en algunos sectores del partido. Además, muchos van a querer jugar sus bazas, como Cámara que, aún no entusiasmando a nadie y con un grupo de apoyo no demasiado vasto, por muy bastos que sean algunos de sus correligionarios. Además, no podemos olvidar a otras figuras como Juan Carlos Ruiz, el hombre tranquilo, o Gómez Fayrén, que hizo una extraña reentré en las pasadas elecciones que, menos casual, parecía de todo.

Y, por supuesto, no hay que olvidar el que es el recambio más seguro para Valcárcel, que es él mismo. Aunque acusa cansancio y hastío, y hay quien lo sitúa fuera de la política regional en el medio plazo, lo cierto es que, estando el patio como está, es posible que la mejor solución sea la continuidad hasta las próximas elecciones, al margen de que a lo mejor los que ostentan en mayor o menor medida el delfinazgo, pueden no querer meterse en semejante percal.

A lo mejor el día 2 sólo nos enteramos del eslogan y los colorines del congreso, pero habrá comenzado ya la cuenta atrás, no sabemos si para continuar en la misma línea pero con cambios de fondo, o cambiando para que todo siga igual.

¡Estudia o acabarás de concejal!

3 comentarios

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Administraciones Públicas, sólo un 18% de los alcaldes tiene estudios superiores, al tiempo que más de un 66% del total de los cargos electos municipales no tiene un nivel superior a bachillerato. El conocimiento y la formación, al poder. Ya sé que muchos me dirán que no hace falta ser doctor o doble master por Harvard para llevar la Concejalía de Asuntos Europeos de Villanueva del Fresno, a cuyo titular, en caso de existir le pido mis disculpas si se siente ofendido por el comentario.

Entiendo que viendo cómo está el panorama con gente como
Pepe Blanco, José Montilla, o los efebos de Rajoy de Nuevas Generaciones, como Nacho Uriarte o los que presiden sus taifas regionales, tampoco es que se pueda exigir mucho a un concejal de pueblo que, con toda la buena voluntad del mundo, intenta mantener sus calles limpias y a los vecinos medianamente contentos. No obstante, para municipios de una cierta entidad, el tener políticos que tengan una formación universitaria superior, supone, en cierto modo, una base más firme para afrontar problemas y gestionar mejor los recursos con los que cuenta. No digo que una titulación per se suponga una garantía plena, pero, como suele decirse, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

En la Región de Murcia contamos con concejales, consejeros y sucesores
in pectore sin formación universitaria acreditable, más allá de la suministrada por la Universidad de la Vida, que no se yo por dónde quedará. A lo mejor es algún campus que ha puesto en marcha alguna prelatura de la Iglesia. En cualquier caso, lo que este estudio viene a corrobar es que la casta política, salvo honrosas excepciones, no pueden presentar credenciales que nos hagan pensar que estamos ante un buen profesional, pero con mayúsculas, y no con un político profesional que emplea la política para tapar su incapacidad y que, más allá del abrigo protector del partido, no tiene dónde caerse muerto.

Si los puestos de alta responsabilidad en las grandes empresas los ostentan los mejores, ¿por qué a los políticos, los ejecutivos de esa gran empresa de empresas llamada Estado, se les permite con un graduado en ESO, decidir cómo gestionar nuestro dinero y los servicios públicos?


Biden, ¿solución o lastre?

0 comentarios

Después de la dura carrera demócrata para hacerse con la candidatura a la Casa Blanca, y sólo un par de días antes de la convención que comienza hoy en Denver, Barack Obama desvelaba su secreto mejor guardado. Joe Biden será el candidato a la vicepresidencia de los Estados Unidos. Se trata, como ya se han encargado de señalar los numerosos perfiles que los medios de comunicación han trazado en las últimas horas, de un político "de raza", con más de tres décadas como senador por Delaware.

Muchos lo señalan como el complemento ideal para un Obama al que muchos, incluso desde sus filas, achacan un escaso conocimiento de la política exterior, así como de los pasillos de Washington. La necesidad de ser un líder internacional que implica ser presidente de los Estados Unidos, junto con el manejo de la arena política local que, idealismos a parte de cualquier candidato, es necesario controlar si no se quiere acabar escaldado en ese mare magnum de reformas, pero sobre todo de formas, que pretende llevar a cabo el demócrata si se alza con la victoria el 4 de noviembre. Así que, muchos piensan que Biden es la persona y el complemento perfecto para el candidato.

Pero, lo cierto es que Biden también puede volvérsele a Obama en su contra. El mensaje de cambio del que ha venido haciendo gala Obama y sus intenciones de alejarse, o de parecer que se alejaba, del establishment de Washington, puede verse dañado en la línea de flote en cuanto a su credibilidad. El veterano senador es un burócrata profesional, sin experiencia en tareas de gobierno y que vive alejado de los problemas del día a día del estadounidense medio. Enfrascado en juegos de alianzas y aritmética en el Senado, parece que no se trata de la figura que mejor encarne el espíritu de Obama, al que por cierto descalificó acusándole de una escasa preparación para llegar a la presidencia. Si a eso unimos que su experiencia internacional ha quedado relegada puestos, digamos de segunda línea, como el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, parece que las razones para que el electorado se entusiasme con él son bastante escasas.

Todo parece indicar que con Biden se busca una copia democráta de McCain, quien ha conseguido frenar la carrera ascendente del demócrata y al que las encuestas dan prácticamente un empate técnico. A los americanos no les impresionan los grandes mítines en Berlín, ni que Fraga se considere de centro como Obama. A mí, la verdad, siempre me gustó más Hilaria.

Una investigación con garantías

1 comentarios

Tras haber empezado a digerir la masacre, y con la vista puesta en los funerales del 1 de septiembre, lo prioritario ahora es esclarecer qué ocurrió en el MD-80 del vuelo JK 5022 de Spanair (ahora JK 5024 por decisión de la compañía). En un país medianamente normal, la aerolínea, junto con el Ministerio, se pondrían a trabajar conjuntamente para acelerar el proceso y facilitar el trabajo a la justicia. Ya que los muertos nunca volverán, al menos las familias tienen el derecho a saber qué pasó y cómo perdieron a sus seres queridos y, sobre todo, a que se depuren responsabilidades.

Digo en un país normal, porque en éste, ya empiezan a aparecer signos que, lejos de contribuir a generar confianza en la investigación, contribuyen a introducir aún más incertidumbre sobre el accidente. Sería demasiado atrevido pensar en algún tipo de maniobra malintencionada por parte de Spanair, pero las continuas imprecisiones de la compañía en asuntos tan poco complejos como la hora a la que se produjo al accidente, que la empresa señala como las 14:45 a pesar de que la primera llamada al 112 se produjo a las 14:25, o el mutismo ensordecedor de la empresa ante los familiares que, indignados, abandonaron la reunión con Spanair en la que los ejecutivos de la compañía pretendían darles explicaciones, no hacen presagiar nada bueno.

Todo eso unido a la precaria situación de la empresa, y a las cartas a las que ha tenido acceso El Mundo, en las que la sección sindical del SEPLA de Spanair avisa mensualmente desde abril de 2007 de que "el caos operativo está poniendo en riesgo al pasaje", nos llevan a todos a preguntarnos qué pasó entre el aborto del primer despegue y el accidente. Hay incluso víctimas que mandaron mensajes de texto a sus familiares diciendo que había pedido que se les cambiara de vuelo y que el piloto no quería despegar. Es más, inquieta pensar si el riesgo en los vuelos de los últimos meses de la compañía ha sido mayor que el riesgo medio de cualquier otra aerolínea.

Se impone que Spanair contribuya a esclarecer este suceso, con transparencia y sin la opacidad torticera tan nuestra, tan española. Y las Administraciones Públicas y la Justicia, tienen la obligación de no hacer la vista gorda y tener la voluntad incansable de que los muertos descansen en paz y de que los vivos podamos confiar en la seguridad aérea.

El infierno vuelve a Madrid

2 comentarios

No voy a hacer un relato cuantitativo del número de muertos y supervivientes del accidentes de ayer en Barajas. Sí que expresaré, como todos los españoles, mi más sentido pésame y horror tras los sucesos de ayer. Lo que sucedió ayer me retrotrajo al brutal atentado que también sufrió Madrid hace ya cuatro años. Salvando las distancias entre un acto terrorista y un accidente, los paralelismos y comparaciones entre ambas situaciones son inevitables.

Para empezar, se trata de dos masacres, con un número de fallecidos muy similar, aunque, en el caso del 11M, los heridos y los mutilados eran cercanos a los 1.500. Además, ambas se han dado en la misma ciudad, Madrid, y en medios de transporte masivos, como son el tren y el avión. Y, otra vez, las escenas de dolor y confusión entre los familiares de las víctimas se vivían a las puertas de IFEMA, recinto ferial y morgue para las desgracias que, demasiado juntas en el tiempo, han azotado a la capital de España estos últimos años. Y, de nuevo, una actuación sublime de los equipos de emergencias y de las Fuerzas de Seguridad.

Y, como entonces, también algunos desquiciados han intentado arrojar los muertos sobre alguien. Si bien en dimensiones infinitamente menores que en el 11M, algunas personas han dejado comentarios en foros de distintos periódicos culpabilizando o responsabilizando de la masacre al gobierno socialista. Me parece un comportamiento deplorable y que sólo contribuye a que, otros cuantos desquiciados nos acusen de hacer lo mismo que ellos. Por cierto, y aunque no guarde relación directa con esta actitud, también me pareció bastante lamentable, pero a la vez muy elocuente de lo incívico que puede resultar este país a veces, el ver a numerosas personas sonriendo y saludando cual idiotas a las cámaras de los medios de comunicación desplazados al aeropuerto.


Suele decirse que, de Madrid al cielo, pero si existe el infierno, en Madrid ya han vivido algo muy parecido dos veces en sólo cuatro años.


NdA: Después de circunstancias familiares que me han impedido actualizar el blog durante las últimas semanas y tras un breve periodo de descanso, vuelvo a escribir en El Mentidero. Por si alguno lo había pensado, no me he ido.