72

5 comentarios

El respeto a la vida es, con toda certeza, el rasgo que debe diferenciar a las sociedad más socialmente avanzadas de aquellas más atradas. Por eso, una de las manifestaciones que más degradan a una sociedad es la violencia de género. En 2008 han sido asesinadas 72 mujeres a manos de sus novios, maridos o ex parejas. No es sólo una cifra, es el drama de 72 familias, de 72 grupos de amigos y conocidos y es una mancha en la conciencia de todos.

De muy poco ha servido la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y bastante ineficaces se han mostrado las medidas judiciales, entre las que destacan las inútiles órdenes de alejamiento. La buena voluntad de los agentes políticos y sociales no basta si no hay previamente una conciencia social que repudie estos actos. Todavía es frecuente oir el comentario de "el vecino del quinto le da a su mujer. Es un animal, pero yo en esas cosas no entro...".


Llama también la atención que, en 2008, el 44% de las mujeres asesinadas sean inmigrantes, 4 puntos porcentuales más que en 2007 y 15 más que en 2006. Especialmente alarmante resulta este dato cuando sólo el 10% de la población residente en España es extranjera. Este hecho pone de manifiesto que, a pesar de lo que muchos niegan, existe un problema de adaptación de este colectivo en nuestro país y que, la violencia de género, como en otras manifestaciones, tiene también un importante componente cultural.

Vaya esta última entrada del año dedicada a todas esas víctimas de la violencia de género, a las muertas y a las que siguen sufriéndola cada día.

Después de tres años, sigo aquí...

8 comentarios


Al contrario de lo que muchos piensan, no me he ido. Simplemente me he tomado un respiro porque en mi familia y mi entorno han pasado demasiadas cosas en estos meses y, aunque creía que podía llevarlo todo, me he dado cuenta de que no era así. A pesar de que este blog me supone una válvula de escape, no tenía el tiempo ni la cabeza en condiciones como para escribir cosas medianamente decentes, por eso pensé en que era mejor retirarse un tiempo. Y así lo hice.

No obstante, ahora este humilde blog cumple 3 años, a pesar de su parálisis en el último trimestre, pero la cosa no quedará aquí. Prometo retomar 2009 con más fuerza y volver a escribir. Sé que costará levantar esto de nuevo, pero estoy convencido de que algo podremos hacer.

Se me ha pasado por la cabeza, no lo voy a negar, el dar cerrojazo a El Mentidero, pero amigos y detractores por igual, me han llevado a replantearme la decisión. Así que, encaro 2009 con energías renovadas y con la esperanza de poder volver a comunicarme con todos vosotros.

Sólo me queda desearos un feliz 2009 y agradeceros el que, cuando tenéis un rato, os paséis por El Mentidero.