Todos a la nieve con Maleni



Lo de los últimos días en Madrid es de auténtica vergüenza. Bueno, y de tercer mundo. Por una nevada como la que cayó en la capital, que se tenga que cerrar el cuarto aeropuerto de Europa y décimo del mundo, por delante del mismísimo JFK, es una muestra más de que Europa tiene toda la pinta de seguir empezando en los Pirineos. Pero toda, toda. Efectivamente, en Madrid nevó, de lo cual no se le puede echar la culpa a los meteorólogos, como ha sugerido el Gobierno. Pero de cómo se gestiona una crisis, sí que se le puede echar la culpa a los responsables.

Cada invierno nieva, de manera mucho más copiosa, en grandes ciudades de todo el mundo, porque, que yo sepa, lo de la nieve no es un fenómeno aislado de la España socialista, y no suele pasar lo que pasa aquí. Aunque el caos en Barajas viene siendo ya parte del paisaje, las cifras de este último episodio hablan por sí solas. Casi 50.000 afectados, más de 570 vuelos cancelados, protestas en los mostradores, motines a bordo de los aviones, personas durmiendo tiradas en las terminales, dos pistas clausuradas y el aeropuerto cerrado durante más de cinco horas. No, por mucho que lo parezcan, no son cifras de un aeropuerto del Congo.

Los ciudadanos, ya sean españoles o turistas, no pueden verse envueltos en semejante escenario de caos, dejadez y desorganización. España no puede ver como escenas como las de estos días se proyectan al exterior dando la imagen de que nuestras infraestructuras y, sobre todo, nuestra capacidad de gestión, no están a la altura de lo que se debería exigir a la octava economía mundial.

¿La responsable? Está claro, Magdalena Álvarez, antes partía que doblá y dimitía. Esta Ministra ha demostrado ya por activa y por pasiva su ineficacia, su incapacidad y su poca vergüenza. Las chapuzas y retrasos continuos del AVE, la crisis de AirMadrid, las filtraciones y pésima gestión de la situación tras el accidente del mes de Agosto en Barajas, los trabajadores del Prat tomando las pistas del aérodromo, sus declaraciones de mamporrera y sus explicaciones verduleras, junto con el caos barajil de esta semana, son ejemplos más que suficientes como para que Zapatero se deshaga ya de esta ministra. Por cierto, dice Rajoy que Maleni es gafe. No hombre, gafe no, es una perfecta inútil. Al menos ha pedido su dimisión. Rajoy la de la Ministra, se entiende.

3 comentarios:

Fin de los Tiempos dijo...

Una nevada que apenas subió de un dedo de espesor. Imagínese cuántos días tendrían que cerrar el aeropuerto de Helsinki al año...

La responsable es la única ministra en la historia de la democracia que ha sido reprobada, que no dimitió y que tras ganar las elecciones, Zapatero ha vuelto a dar el mismo puesto. ¿Cómo se come eso?.

Cayo dijo...

Pues se come de la misma manera que nos estamos tragando muchas otras cosas. La incompetencia de la Ministra está haciendo historia. Hay que ver lo cogido que debe tener Chaves a Zapatero para que tenga que seguir manteniendo a semejante inepta.

Saludos, Fin de los Tiempos, que hace tiempo que no te veía por aquí.

Ramón_Lozano dijo...

Es una inútil con todas las letras y es indignante que los socialista de a pie no pidan también su dimisión. La imprevisión ha sido total y la imagen que de España se ha proyectado al mundo ha sido vergonzosa. Hay veces que, como dices, parece que Europa empieza en los Pirineos.

Saludos