Obamanía y manía a Obama

14 comentarios

Entusiasmo irracional y rechazo frontal (más de lo primero que de lo segundo) es lo que está cosechando el 44º presidente de los Estados Unidos. Hay quienes han puesto unas esperanzas desmedidas en Barack Obama, quizás justificadas como reacción a uno de los presidentes con menores índices de popularidad de la historia de aquel país. La obamanía ha impregnado a gran parte de los norteamericanos pero también, al más puro estilo provinciano, esta ola ha llegado casi con más fuerza a Europa y, cómo no, a nuestro país, donde somos capaces de batirnos el cobre por defender al afroamericano pero nos importa un huevo de ornitorrinco que, por ejemplo, haya lugares donde no se pueda estudiar en castellano. España, país de contrastes.

Luego nos encontramos también con una parte de la sociedad que rechaza de plano a Obama, acusándolo de ser sólo un producto del marketing y la comunicación. Son los de la manía a Obama. No veo qué tiene de malo saber usar bien estas herramientas y, en este caso, tanto él como su grupo de asesores lo han hecho magistralmente, sabiendo emplear internet como un elemento clave de participación y movilización masiva. Obama tiene un estilo propio y creo y confío en que podrá ser un buen presidente. No obstante, es cierto que durante la campaña, sus ideas concretas han podido quedar ocultas por la parafernalia y por la puesta en escena de unos valores clave que iban más allá de las medidas concretas de un programa electoral.

El discurso del 20 de enero y las declaraciones como presidente, sinceramente, no tienen mala pinta. Obama demostró con un discurso más pegado al terreno, más responsable y menos utópico, que es inteligente y que sabe que ahora que es presidente, toca afrontar las cosas de otra manera. Salvo por cierta indefinición en cuanto a la política económica y el tufillo a proteccionismo estilo Bush, Su defensa cerrada de Israel, su patriotismo y la llamada de atención y demostración de fuerza a los enemigos de la civilización occidental, dejan claro que, afortunadamente, no es el Zapatero de América, como algunos proclamaban y que, desgraciadamente, Zapatero no es el Obama de España.

Me ha gustado el Foro ¿Abierto? del PP

10 comentarios



No lo voy a negar. Puedo estar empezando a enfermar, pero me gustó la propuesta del I Foro Abierto del Partido Popular. Este foro ha sido una manera de dejar que las voces de la militancia se oigan, más o menos, dentro de los límites y el control que cabría esperar de un partido político español. Además, el PP demuestra reuniendo a los seguidores y simpatizantes con los que cuenta a través de Facebook y Tuenti (la red social de las jennis), que es consciente de la importancia como creadores de opinión y tendencias de las personas y los entramados que se forman en torno a estas redes sociales. Es la era de la comunicación interactiva, libre y fuera del control de los estamentos y jerarquías. En el PP se han dado cuenta, algo tarde, pero se han dado.

Sólo ha habido un "pequeño" detalle que no me ha gustado, y es que, si según los organizadores, este evento tenía la finalidad de reunir a la gente, escucharles y hacer una puesta en común entre las bases y la jerarquía, ¿a qué vinieron las declaraciones de Cospedal, diciendo que no se aceptaría ninguna propuesta que fuera contraria a los planteamientos oficiales del Partido Popular? Pues viene a que, en el título del Foro, sobraba lo de "abierto". ¡Qué patéticos cuando se ponen de pijiguays!

Por otro lado, para mi gusto, sobraron también la media docena de ponencias que se han leído en el Foro. El partido podía haber apostado por un acto más informal, menos encorsetado y más adaptado a la audiencia y al público al que iba dirigido, los jóvenes. Pero es que, esta gente, parece que no es capaz de enfrentarse a la gente si no es bajo el parapeto de un atril. Ya digo, pequeños detalles que, en mi opinión, se podrían pulir en futuras citas, porque, supongo que esto no se quedará aquí y cada año habrá una reunión de este tipo.

En el  vídeo que os dejo, se puede ver a Valcárcel haciendo sus pinitos en el mundo del arte dramático... El resto del vídeo tiene escaso interés.

Solbes, economista de cabecera de Bin Laden

8 comentarios

El esperpento nacional sigue dando sus frutos. El último, que el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, citara en su enésimo llamamiento a la guerra santa contra Estados Unidos, Europa, Israel y las Barbies, a Pedro Solbes en la parte que dedicó a hablar de economía en su discurso. El terrorista dice textualmente “El ministro de Economía español ha asegurado: La economía mundial podría colapsarse”. Aunque, al parecer, la cita no es textual, sí que se correponde con pensamientos expresados en una entrevista realizada este otoño.

No nos harán ni caso en los organismos internacionales, tendremos que pedir una silla de Ikea prestada a Sarkozy para estar las cumbres económicas, pero tenemos a un ministro cuyas tesis parece que son del agrado de los integristas islámicos. Todo un lujo. A ver si la siguiente en ser citada es Magdalena Álvarez, aunque dudo de que esta gente pueda llegar a descifrar lo que dice la malagueña...

Este Gobierno socialista no deja de suministrar material que pasará a la historia, aunque aún no sabemos si Bin Laden también dirá algo del posado en picardías o en bragas de encaje, que ahora no recuerdo muy bien la foto, de Soraya.

Nichos, césped y padel contra la crisis

5 comentarios

España, y en especial sus Ayuntamientos, siguen siendo de pandereta. Y es que, una de las medidas estrella, camino de convertirse en estrellada, puesta en marcha por el Gobierno de Zapatero, es el Fondo de Inversión Local, del cual han sido ya invertidos 3.000 de los 8.000 millones de euros con los que está dotado. ¿En qué se los van a gastar los Ayuntamientos? Bueno, en teoría este plan debe tener un efecto dinamizador de la economía y debe sufragar iniciativas generadoras de empleo. En principio, porque la realidad es bien distinta.

Entre los proyectos que ya han sido aprobados con cargo a este fondo, se encuentran algunos que, cuanto menos, resultan pintorescos y dan la impresión de que este dinero extra a cargo de todos los españolitos, está sirviendo para tapar agujeros y hacer chapucillas, o macro-chapuzas según el coste, en los distintos municipios. Así, por ejemplo, en la Región de Murcia tenemos varios casos interesantes: Blanca, 183.000€ para construir 96 nuevos nichos; Murcia, más de 5 millones de euros en poner césped artificial en campos de fútbol de pedanías como Sucina, Cabezo de Torres o Puebla de Soto; de nuevo Murcia, 894.000€ para 400 nichos y 240 fosas, siendo uno de los cuatros Ayuntamientos de España que han solicitado fosas; Campos del Río, en cambio, ha optado por hacerse un Ayuntamiento nuevo por 358.000€; El Palmar (Murcia), construirá el parque Ciudad de la Paz por sólo 120.000€. Suma y sigue.

En el resto de España, las inversiones son similares. Más de una veintena de actuaciones son pistas de padel, pudiendo encontrar, además, circuitos de aeromodelismo, soterramiento de contenedores, dotaciones (sic) de TDT, marquesinas, almacenes y ampliaciones para tanatorios (lo mortuorio está en lo alto del top ten de inversiones) y una cosa curiosa que ignoro a qué hace referencia y es la "humanización de ámbitos" de distintas calles. Visto lo visto, esto es otra muestra más de despilfarro inútil, de inversión descontrolada y engaño masivo a los ciudadanos. ¿No se os ocurren otras mil cosas donde invertir 8.000 millones de euros?

Todos a la nieve con Maleni

3 comentarios



Lo de los últimos días en Madrid es de auténtica vergüenza. Bueno, y de tercer mundo. Por una nevada como la que cayó en la capital, que se tenga que cerrar el cuarto aeropuerto de Europa y décimo del mundo, por delante del mismísimo JFK, es una muestra más de que Europa tiene toda la pinta de seguir empezando en los Pirineos. Pero toda, toda. Efectivamente, en Madrid nevó, de lo cual no se le puede echar la culpa a los meteorólogos, como ha sugerido el Gobierno. Pero de cómo se gestiona una crisis, sí que se le puede echar la culpa a los responsables.

Cada invierno nieva, de manera mucho más copiosa, en grandes ciudades de todo el mundo, porque, que yo sepa, lo de la nieve no es un fenómeno aislado de la España socialista, y no suele pasar lo que pasa aquí. Aunque el caos en Barajas viene siendo ya parte del paisaje, las cifras de este último episodio hablan por sí solas. Casi 50.000 afectados, más de 570 vuelos cancelados, protestas en los mostradores, motines a bordo de los aviones, personas durmiendo tiradas en las terminales, dos pistas clausuradas y el aeropuerto cerrado durante más de cinco horas. No, por mucho que lo parezcan, no son cifras de un aeropuerto del Congo.

Los ciudadanos, ya sean españoles o turistas, no pueden verse envueltos en semejante escenario de caos, dejadez y desorganización. España no puede ver como escenas como las de estos días se proyectan al exterior dando la imagen de que nuestras infraestructuras y, sobre todo, nuestra capacidad de gestión, no están a la altura de lo que se debería exigir a la octava economía mundial.

¿La responsable? Está claro, Magdalena Álvarez, antes partía que doblá y dimitía. Esta Ministra ha demostrado ya por activa y por pasiva su ineficacia, su incapacidad y su poca vergüenza. Las chapuzas y retrasos continuos del AVE, la crisis de AirMadrid, las filtraciones y pésima gestión de la situación tras el accidente del mes de Agosto en Barajas, los trabajadores del Prat tomando las pistas del aérodromo, sus declaraciones de mamporrera y sus explicaciones verduleras, junto con el caos barajil de esta semana, son ejemplos más que suficientes como para que Zapatero se deshaga ya de esta ministra. Por cierto, dice Rajoy que Maleni es gafe. No hombre, gafe no, es una perfecta inútil. Al menos ha pedido su dimisión. Rajoy la de la Ministra, se entiende.

El relativismo y el embudo antisemita

0 comentarios

Israel. Esta palabra es, con toda seguridad, una de las palabras que más encendidas pasiones y más viscerales odios presenta en la blogosfera, que no deja de ser más que reflejo de lo que ocurre en el conjunto de la sociedad. Estos días, Israel vuelve a estar en el punto de mira, si es que alguna vez deja de estarlo.

Hoy surgen, con la misma fuerza de siempre, los antisemitas y los ignorantes, cada uno por su lado o dando lugar a un interesante y peligroso cóctel. Salen a la luz en medios de comunicación, en blogs y en tertulias de barra de bar, los horrorizados ante los muertos en Gaza. El odio a Israel crece de manera exponencial conforme más tiempo dejan fija las televisiones la imagen de un niño muerto. No negaré la tragedia irracional que eso supone, pero a lo mejor no se han parado a pensar que los terroristas de Hamás iban buscando justamente esa imagen y por eso buscan mezclarse con la población civil. A lo mejor no han caído en la cuenta de que, ese cadáver y, sobre todo, esa foto, es más rentable para Hamas que la captura de un soldado israelí.

Es curioso que, cuando la Liga Árabe guarda un extraño silencio, y la Autoridad Nacional Palestina culpó, al inicio de la operación israelí, a Hamás de haber provocado la situación, muchos europeos, y sobre todo, muchos españolitos salgan pidiendo poco menos que un nuevo holocausto. También es curioso que, mientras que los terroristas lanzaban cohetes y misiles contra la población civil israelí en plena "tregua", todos callaran y que ahora sólo se hable de esa circunstancia como de una "acción desafortunada" y eufemismos por el estilo.

Por cierto, que a raíz de eso surge un pequeño matiz. Muchos llaman a Israel "estado terrorista" y a Hamás "grupo revolucionario", "guerrilla" o incluso "partido-democrático-que-alcanzó-el -gobierno". También está la variante de "los dos son iguales". Todos deben saber que Israel va a por los terroristas; Hamás directamente a por la población civil. ¿Quién es el terrorista entonces?

No soy tan cerril como aquellos a los que critico, por eso creo que, en cualquier caso, esto no exime a Israel de su responsabilidad a la hora de extremar las cautelas y asumir responsabilidades por la muerte de civiles, pero en el mismo grado que cualquier otro país. ¿Nadie se acuerda ya de los "daños colaterales" en los Balcanes? Probablemente no, o sí, pero da igual, porque la ley del embudo se aplica también con efectos amnésicos.


Acho, tío, ¿nos echamos un Pro?

8 comentarios

Idiotizados. Todos idiotizados. No quedan muchos más diagnósticos posibles. Lo más escuchado últimamente entre los críos de 16 o 18 años es la tan manida frase de "acho, tío, ¿nos echamos un Pro?". Desde luego, admite variantes quitándole el tío, incluyendo el nombre del acho en cuestión, o cerrando la pregunta con un ¿o qué? Vaya por delante, no se me vaya a ofender nadie, que soy firme defensor del acho, que tanto se usa en esta tierra y que, además, da título a algún gran blog murciano.

El caso es que, la otra tarde, iba caminando yo junto a la librería González Palencia de Diego Marín, junto a La Merced, y paso junto a un grupo de chavales, con sus chándales de cientoypico euros blancos con la raya negra en el pantalón o viceversa. Por supuesto, no faltaba su acné crónico. Uno de ellos, el que debía ser el líder y cabeza pensante (es un decir), le suelta al resto "acho, tíos, ¿nos vamos a casa del Joaquin (póngase el acento en la a) y nos echamos un Pro, ¿o ké?". La k la pongo yo, pero también estaría en la mente del personaje. La frase es una prueba de lo, digamos versátil, que puede resultar el castellano.

Yo sé que a muchos les puede parecer una tontería, pero la frase que los amigos del Joaquin soltaron aquella tarde, y que tan harto estoy de oir, para mí es el exponente de lo que dan las mentes pensantes de muchos de los adolescentes. Reconozco también que, el hecho de que lo dijeran delante de una librería, también contribuyó a lo simbólico de la escena. Bueno, acho tíos, me voy a hacer las últimas compras navideñas. Ya si eso, a la vuelta, nos vamos c'al Joni y nos echamos ese Pro, ¿eh?